Catar 2022 y su cara menos eco amigable

 706 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Por: Ma. Emilia Vera

maria.emilia0529@gmail.com

El Mundial 2022 fue mucho más que 32 selecciones corriendo tras el balón con el objetivo de alcanzar la copa. Muchos internautas al nivel global han catalogado a Catar como el mundial más polémico de la historia, y entre una de sus muchas razones, es por su agresividad con el medio ambiente.

Como es de nuestro conocimiento general, Catar es un desierto, en el que no existía una vida deportiva antes de “ganar” como sede del Mundial 2022, por lo que tuvieron que construir desde 0 un total de 8 estadios, mismos que debían tener canchas de césped. Pero, ¿en el desierto crece el pasto?, la respuesta es no. Entonces, ¿qué hicieron para adecuar los estadios con canchas de césped real?

Desde el 2009, año en que se designó a Catar como país sede del mundial más reciente, anualmente se transportó 140 millones de toneladas de semillas de pasto, mismas que provenían desde Estados Unidos. Su transporte aéreo debía tener un clima estrictamente controlado para no alterar la composición de aquellas semillas, proceso que tiene emisiones de carbono muy altas. Hasta ahí, el crimen apenas comenzaba a tener forma.

La gran polémica de esta problemática radica en el mantenimiento del pasto de las canchas de los 8 estadios, y las 136 entrenamiento para las selecciones, dando un total de 144 canchas en Doha, la capital del país. Y es que para mantener en buenas condiciones aquellos espacios, tuvieron que ser aireados con sistemas de aire netamente frío, y su vez, ser regados con agua de mar desalinizada, es decir, tomar el agua salada del mar, para convertirla en agua dulce, apta para estos procesos de mantenimiento. El agua potable nunca fue una opción ya que, por ser un país árido, no tienen un fácil acceso a la misma.

La desalinización provoca el alto consumo de energía, causando también la quema de incontables combustibles fósiles que afectan al medio ambiente. Este proceso genera un desecho que lleva como nombre “salmuera”, mismo que termina contaminando el agua y a su vez, la vida marina, porque, según estudios es un agua mucho más salada y también, más tóxica. Y como si fuera poco, en los océanos se vierten sustancias tóxicas como el cloro, y también metales pesados.  Acción que solo perjudica a la flora y la fauna marina.

La Madre Tierra catarí lloraba en cada temporada de verano, ya que durante esa estación cada cancha requería de un total de 50 mil litros de agua desalada, y en cuanto al invierno, cada cancha demandaba más de 10 mil litros, un acto atroz en contra de nuestro planeta.

Toda esta polémica toma fuerza ya que la FIFA había anunciado sus objetivos para este mundial, y entre ellos estaba el minimizar el consumo de agua durante la construcción de todos los espacios para el desarrollo de este mundial.

Evidentemente, muchos usuarios en redes sociales dieron a conocer sus inconformidades en cuanto a la copa mundial de Catar 2022, mucho se decía sobre cancelar este mundial que estaba atacando de manera directa e indirecta la vida en nuestro planeta, pero como ya sabemos, nunca se hizo nada, la FIFA hizo oídos sordos, se limpió las manos y calló secretos, todo para que en el mundo entero “se viva la fiesta del fútbol”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this