Caminando en falso

 298 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Esta enfermedad llamada diabetes, es de las que hoy por hoy no tiene cura, pero si cuenta con tratamiento para dar mejoras en la salud.

Vivir diariamente con esta enfermedad, para varios ha sido una lucha constante ya que, en ciertas personas, en especial adultos mayores, la mejor solución es dejar de tomar medicamentos y no seguir con la dieta adecuada, siendo este un riesgo para la salud. Los jóvenes son conscientes que esta enfermedad es producida por herencias familiares y no por consumir golosinas de colores.

La diabetes tipo 1, es conocida como diabetes juvenil. En este tipo de diabetes, el páncreas no produce insulina; la insulina, es una hormona que ayuda a que la glucosa ingrese en las células para darles energía. Sin insulina, hay un exceso de glucosa que permanece en la sangre. Hoy en día las personas jóvenes tienen diabetes tipo 2. A esta diabetes se la conoce como diabetes del adulto; es común en niños y adolescentes debido a una mayor obesidad.

No es fácil vivir con esta enfermedad

Kerlys Solís, estudiante de la Universidad Laica Eloy Alfaro de Manabí, desde su niñez por herencia padeció de diabetes tipo 1, una enfermedad un tanto silenciosa, la cual le trajo síntomas como “la falta de hidratación y dolores de cabeza”, viviendo día a día con un monstruo en ella.

“Desde muy pequeña me encantaban los dulces y la comida chatarra, pero no pensé, que al ingerir demasiados, me iba a surgir esta enfermedad, ya que, los síntomas se notaban diariamente y sin darme cuenta aumentaba cada día más”. “Mi familia paterna y materna padece de esta terrible enfermedad llamada diabetes, con el pasar del tiempo esta enfermedad te va demostrando consecuencias en tu cuerpo”, enfatizó Solís, recordando su diario vivir y pese a los días difíciles, siempre busca la manera de distraerse, ya que, lo que no mata te hace más fuerte.

Considera estar consciente que “existe la diabetes hereditaria”, fue la que heredó en su familia, en cada chequeo, los doctores le describieron que esta enfermedad se da mas por la mala alimentación y no solo se da por comer dulces, la diabetes no busca edad, al no cuidarse aportan consecuencias negativas.

Descuidos y problemas

 

“Cuando tu cuerpo ya no puede producir insulina, es ahí donde procede a f

allar el órgano llamado “páncreas”, siendo este un riesgo para quienes lo padecemos”, puntualizó Kerlys, las veladas nocturnas las pasó junto a sus padres y hermanos en Santo Domingo, hoy en día vive su vida normal, pero sin olvidar sus tratamientos, siendo está su droga perfecta de todos los días.

Hace un año le diagnosticaron diabetes y a pesar de su corta edad le ha tocado asumir esta enfermedad.

Estas personas que ayudan a decir comentarios negativos causa mayor inseguridad y depresión del que ya conservaba, como un amargo sabor de boca y con sonrisa en su rostro vive feliz como una lombriz, Kerlys Solís.

 

Entre miedo y riesgos de vida

Insulina para diabéticos, tipo 1.

Yandri Menoscal, Ingeniero agroindustrial es otro paciente con diabetes quien agradece a su esposa por el apoyo incondicional que le brindó el día en el que estuvo internado y a su hija por ser su razón de ser, su diabetes es hereditaria, ya que sus padres padecieron de esta enfermedad. “Tengo años con la diabetes, pero desde hace meses atrás empecé con un fuerte dolor de estómago, pensé que era normal pero no, ya que, no había ingerido comida, por horas, en su momento tuve un desorden alimenticio porque no me había dado tiempo de almorzar

Yandri Menoscal, inyectándose insulina

y me confié, me sentí débil, por ello fui trasladado inmediatamente al hospital”, admitió Menoscal, quien no olvida aquel día la habitación con paredes claras, los días parecían las ruedas de un carrousel.

“las semanas pasaban e iba empeorando, fue ahí donde las enfermeras tuvieron que intubarme, solo me acuerdo que me daba sueño, estaba desconcertado del todo, pero gracias a Dios logré ver la luz nuevamente como también volví a ver a mis familiares, al recuperarme de a poco recapacité para cuidarme más de lo normal, está enfermedad me hizo ser más fuerte”, “fue ahí donde entendí que la salud es primordial, es increíble ver como la vida se te va con un abrir y cerrar de ojos”, puntualizó Menoscal.

Actualmente “Manejo una dieta y vivo inyectándome insulina por mi salud”, “vive tu vida, ámala y cuídate, no permitas dejar la salud a un costado”, aseveró Yandri, a pesar de su corta edad a tolerado está tempestad con calma, sus ángeles son su guía y su familia es su motor.

Especialistas y esperanza de vida

Cecilia Veliz, Psicóloga de la ciudad de Manta

“Esta enfermedad no solo afecta físicamente a las personas sino también psicológicamente ya que, deben adaptarse a un nuevo estilo de vida” puntualizó Cecilia Veliz psicóloga, las personas que viven con la diabetes, deben ingerir alimentos correctos en cantidades adecuadas y en los momentos apropiados, ratificó la especialista.

“Son muchos los jóvenes que heredan la diabetes, por ello debe ser consultado por especialistas para que esta enfermedad sea tratada con tiempo”, aseveró Veliz

Esta enfermedad es delicada como una flor, ya que ocasionaría la muerte si no se trata a tiempo. “Existen familias sobreprotectoras, las cuales asumen básicamente con la responsabilidad de la diabetes y su cuidado; eliminando responsabilidad y compromiso, generando actitudes negativas en niños y jóvenes, siendo este un daño hacia ellos mismos”, las familias creen que hacen el bien, pero de cierto modo, no quieren aceptar la película de terror que ocasionan.

” Los jóvenes hoy en día no cuidan su alimentación”. Van por la vida como si fuese un juego de carreras, esta problemática no va directamente encaminada a los jóvenes, quienes también lo cometen son los adultos y personas mayores; psicológicamente les afecta, estos casos se dan más si sufren problemas de ansiedad, si es así recaen en la depresión directa o indirectamente, aclaró la profesional, mientras ordena unas carpetas en su escritorio.

Productos con niveles de semáforo.

Expertos en alimentación de cualquier parte del mundo recomiendan comer los alimentos adecuados para la diabetes, destacando la importancia de comer frutas y vegetales para lograr mantener un control adecuado. El nivel de azúcar en la sangre, debe ser reducido en el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido de carbohidratos. Y aunque parezca imposible se debe mantener el semáforo con menor frecuencia o en cantidades más pequeñas, dependiendo del producto.

Los alimentos con alto contenido de carbohidratos incluyen caramelos y dulces, entre más carbohidrato se consuma, mayor será su nivel de azúcar en la sangre.

Hoy en día existen grupos de apoyo para personas con diabetes, siendo esta la calma de tempestades.

Julio Roca de 20 años, padre de familia, puntualizó que al socializar con personas con diabetes, a sus 20 años, logra entender que esta enfermedad no tiene cura, pero si un tratamiento por el cual mantener su cuidado.

Julio Roca en control del nivel de azúcar.

Con el pasar de los años, la diabetes le ocasionó cambios extremos en su cuerpo. “Llevo años con esta enfermedad, de cierto modo, me siento mal al saber que tengo que seguir con mis medicamentos en especial una dieta, la cual a veces lo olvido”, admitió Julio.

Julio puntualizó que es momento de cuidarse en la alimentación, para que la enfermedad no consuma la mentalidad de cada joven, la vida es maravillosa solo hay que saberla disfrutar de manera saludable, dado que solo se vive una vez, la vida es prestada y hay que aprender a comérsela.

La diabetes es una enfermedad silenciosa, sospechosa y mortal. Pero, cada joven lucha por dicha luz de esperanza para lograr vivir un día más. Aunque no todos los jóvenes padezcan esta enfermedad, deberían formar grupos de apoyo para quienes en su momento lo necesiten y logren vivir una vida plena y espontánea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this