LA LEY DEL EMBUDO EN ALTA MAR

 264 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Por Ingrid Cedeño

Manta, Esmeraldas, Cojimies, Salinas, Pedernales y ahora Jama son algunos de los puertos pesqueros que se están robando la portada con títulos en rojo de los diarios de Ecuador. La pesca artesanal es una actividad tradicional que influye de manera directa en la economía de un país, sin embargo, a lo largo del tiempo se ha visto interrumpida por una problemática sinfín, que parece tomar fuerza con el pasar de los días ¡La delincuencia marítima! es sin duda, el mal sin cura que persigue a los pescadores.

Secuestros, robos a mano armada y asesinatos son delitos que constantemente se evidencian bajo el titular de “delincuencia marítima” en donde la pérdida material, ya no es lo más preocupante, sino el arrebato de vidas humanas. La travesía de salir de casa, dejando en tierra a familiares y amigos para adentrase en el inmenso mar dejó de ser una actividad de trabajo para convertirse en una aventura sin conocimiento de retorno, donde llegar con vida y mercancía es sinónimo de buena suerte. Es irónico e indignante que sea el pescador quien debe pasar por una serie de procesos que se reducen a un certificado o permiso OMI (Organización Marítima Internacional) para poder ejercer la técnica de pesca bajo un sector limitado, como única actividad de ingreso monetario. Mientras en ese mismo contexto navegan sin permiso alguno, entrando y saliendo del mar, sin límites, los mismos malhechores que camuflados bajo la denominación de “piratas”, hacen del mar, su propiedad.

A diario cuando salimos de casa con dirección al trabajo miramos a patrullas rodeando la zona. Verificando que todo marche bien y que la paz laboral dentro del ambiente social se esté llevando de manera correcta, pero he aquí algunas preguntas ¿quiénes se encargan de cuidar que el ambiente laboral en el mar no se vea interrumpido?, ¿a qué autoridad se puede acudir cuando en el mar no se siguen las políticas legales?, ¿qué número de emergencia se puede marcar cuándo en el mar surgen inconvenientes y se necesita ayuda? son incógnitas que se deducen a una sola duda ¿quién protege al pescador? Las cifras expresan que con una diferencia de 58 casos en ascenso las denuncias de robos de embarcaciones del 2016 al 2019, solo en Manabí, ha incrementado esta constante lucha social, que parece no encuentra un final.

“Rodolfo Márquez (19 años)” es a simple vista un nombre más, sin saber que detrás de él se esconde un caso por desaparición. Después de un atraco en

alta mar emitido un 28 de febrero del 2015, tras retumbar sin cesar como titular en los medios de comunicación, haciendo un llamado de justicia a las autoridades, este suceso se ha convertido en un caso a la deriva que como náufrago sin rumbo se encuentra perdido.  Han pasado 6 años desde aquel hecho, y aún no se obtiene información de Rodolfo ¿qué pasó? no sabemos, ¿murió? es algo incierto. Lo único real es que, el pescador está sufriendo, un padre, hijo y amigo estan muriendo y las autoridades todavía no reaccionan ante este acontecimiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this