¡PUÑOS DE ACEROS Y CORAZONES SIN VALORES!

 296 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Por. Anahí Cedeño

Tiembla el mundo por falta de valores en muchos jóvenes en la actualidad, causados por una sociedad sin fundamentos, los cambios han sobrepasado los límites de la visión en el que los humanos puedan estar y las comodidades invaden a la juventud.  

Cuando se inicia la adolescencia las personalidades de los jóvenes comienzan a florecer y en ello se ven los valores presentes.  Las compañías e influencias de amigos en esta edad pueden tener o repercutir de manera negativa o positiva. Esto por ignorancia o falta de atención puede derivar conceptos totalmente equivocados sobre valores como el amor o la amistad.

En muchas oportunidades los jóvenes tienen la firme esperanza de un nuevo amanecer, y tienen ideales de paz, libertad, justicia, autoestima, identidad, entre otros que se destacan.

La especialista en psicología Wendy Vinueza, expone  con una ligera sonrisa decaída a causa del tema planteado, “Absolutamente todos somos un riesgo para la sociedad, la raíz del problema es que se vive en un círculo vicioso muy acelerado que no entiende nada de reglas, se invaden pensamientos erróneos, como: la culpa es de los adultos, no saber comprender la euforia con la que viven los jóvenes actualmente”, reflexionó  Wendy mientras bebía una taza de té en la sala de su casa.

Wendy Vinueza

Como un frágil cristal, que se rompe con solo rosarlo, “los jóvenes si se les reclama se desmoronan y sienten que el mundo se les cae, hay que buscar maneras adecuadas de tratar de arreglar esos árboles virados por sus falta de deberes, si se pueden componer de una u otra forma y ver que esos jóvenes se hagan de bien que eso les ayudará a abrir puertas hacia otros lados”, recalcó la especialista Wendy preocupada por el comportamiento de la juventud en la actualidad.

Del mismo modo coincide, Joselo Saldarriaga docente de la Unidad Educativa Almirante H, Nelson, asevera desconcertado mientras miraba el cielo, que el internet hoy en día es un riesgo inminente para los jóvenes, porque tiene su mirada hacia los dispositivos móviles y no comparte con el círculo familiar ni con sus amistades de forma física.

 

Las páginas de internet influyen como el impacto de un sismo sobre casas mal edificadas, es que el joven es seducido por las dulces piernas del medio virtual, lo que significa, cambio considerable en el comportamiento, una nueva personalidad surgirá, y por ende el sentido y la práctica de valores se notarán.

Joselo Saldarriaga

“Como docente observo los comportamientos que tienen los jóvenes, la práctica de valores se ha perdido sin lugar a duda, ya no existe el más mínimo respeto, simpatía, solidaridad, bondad, entre otros valores”, rescató Saldarriaga sin dejar de  denotar una preocupación en su rostro.

El hogar cumple una misión fundamental de criar en base a valores como pirata en corazón de una doncella, es que la educación en valores en muchos hogares no existe y por ello son las repercusiones negativas; drogadicción, malas juntas, lo que altera el desarrollo de la juventud.

Del otro lado, Iván Cedeño estudiante universitario, con su rostro juvenil, esplendido, lleno de vida, detalló que “los valores humanos sirven para convertirse en una mejor persona, pero no hay que englobar la falta de valores de la juventud en la actualidad, hay un porcentaje significativo que sí la práctica, pero todo depende de la década, a diferencia de la anterior si se ve una diferencia abismal de valores”.

Iván Cedeño

En minúsculos casos, existen jóvenes que sí los practican y la gran mayoría no lo hace, pero en ello influye la educación que se les brindó desde temprana edad o quizás le enseñaron valores pero él no los pone en práctica, como haber perdido un tornillo para insertarlo en su lugar.

El tiempo que pasa no se lo puede volver a tomar, no es tan fácil como mover las manecillas del reloj de casa, es un recurso que debe ser utilizado con cautela y manera apropiada, quizá el nulo rasgo de porcentaje de valores en la actualidad, se deba a la falta de interés que se tienen las personas, como cuando, los antepasados comentaban que la mayor parte del tiempo lo dedicaban para el conocimiento propio, “la autoprepración” o “autoeducación”.

En la antigüedad los valores eran inculcados estrictamente en el hogar, en la escuela, pero en la actualidad existe una deficiencia tremenda y más aún trae una mala práctica de ello, “el saludo, respetar a tu hermano son los principales valores que se han perdido tremendamente”, acotó Juan Villamar, joven universitario que da la vida por la mejora de valores de sus compañeros.

Juan Villamar

“Los jóvenes hacen lo que quieren  y no conservan los valores que se les inculcan en casa porque vienen a las aulas de clases con un claro síndrome disfuncional donde no existe el mínimo respeto, anteriormente se edificaba amor, bondad, respeto, entre otros valores”, profundizó Villamar mientras se encontraba en el parque acompañado de la dulce melodía del canto de las aves.

Los centros de educación en sus diferentes niveles junto con los padres deberían de trabajar en mejorar la calidad de los jóvenes, fortaleciendo cimientos que ayuden a forjar a jóvenes y prepararlos en los distintos ámbitos de la vida, ya sea a nivel profesional como personal.

Hoy en día los jóvenes tienen un sinnúmero de habilidades por desarrollar, están a la mirada de una sociedad menos compacta, juzgadora, mas culta, si bien se conoce que los valores se desarrollan desde el hogar, arrastrando una cultura de creencias que gran parte son adquiridos en la vida diaria, pero la gran barrera es la práctica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this