Ciego amor

 282 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Por: Lady Zambrano.

Confusiones de amor llenos de felicidad, tristeza y momentos inolvidables; es lo que se vive al principio de una relación, es tan hermosa como la flor de la vida, pero no todo es bueno, se está viviendo en una época en que las relaciones son tóxicas y que la juventud se deja cegar por la ilusión o como ellos lo llaman el supuesto amor.

En estos tiempos los adolescentes tienen una manera de pensar muy distinta a la de antes, en este caso en los noviazgos resulta común tanto para la mujer como para el hombre ser manipulados por su pareja, prohibirles cosas e incluso alejarlos de sus amistades, a esto le podemos llamar una relación tóxica.

Cabe recalcar que no solo en las relaciones se ve la toxicidad también en las amistades o incluso en tu familia; pero ahora donde más lo notamos son en las relaciones de los jóvenes que se dejan endulzar fácilmente como un niño con juguete nuevo, en este caso las jovencitas suelen sufrir un abuso o maltrato por parte de su pareja.

Cuando hablamos de maltrato no solo significa físicamente sino también psicológicamente y es una de las maneras más recurrente ahora en agredir a la otra persona pues no solo se pone en juego tu cuerpo sino tu mente, tu autoestima que en este caso es uno de los mayores motivos que tienen los adolescentes para quitarse la vida.

Marlene Torres, psicóloga de una institución del cantón Chone sostiene que en toda su carrera como psicóloga no había tratado con este tipo de trauma que se está ocultando y a la vez floreciendo en la sociedad, sin embargo, las personas no se percatan del daño que les ocasiona a sus hijos, hermanos, primos o amigos que lo están atravesando.

Sentada en un sillón de su sala Torres da a conocer que trata a sus pacientes y amigos que le piden ayuda para salir de ese infiero en el que viven. “Me preparo día a día en este tema porque trabajo en un colegio y he visto como chicas sufren y aguantan un abuso de parte de sus parejas porque lo ven normal o no se dan cuenta de lo que realmente está pasando”, con tristeza en su rostro.

Llegar al maltrato es llegar muy lejos y una de las consecuencias de eso es aguantar desde un principio de la relación la manipulación, la desconfianza y que la otra persona piense que eres de su pertenencia y que tienes que hacerle caso en lo que diga y al momento de no hacerlo es donde se hacen presentes los golpes físicos y psicológicos.

“Me da mucha pena ver como la adolescencia cambio de un momento a otro, ahora lo normal es que tu pareja te revise el teléfono o si te insulta luego de un momento regresa haciéndose la víctima e incluso llorando para que lo perdones y diciéndote la mentira más grande, no va a volver a pasar, te lo prometo, que masoquistas somos las personas”, asiente la psicóloga con voz fuerte llena de enojo.

Un cuento infeliz

Todo cuento de hadas no tiene un final feliz, así es como lo podemos llamar o cómo las adolescentes se sienten cuando están en los primeros días de un amorío, un cuento; Susana, como la llamaremos, hace unos meses decidió dejar al joven del cual ella estaba perdidamente enamorada, porque se dio cuenta que el amor no lo es todo.

Hace dos años conoció a un chico mediante la institución en que se preparaba, desde que lo vio quedó totalmente encantada sin saber que unos meses más tarde sería su pareja; todo iba perfectamente pero un día en el que tenían planeado salir, su pareja se enojó por la forma en la que ella vestía, Susana pensaba que el hacía lo correcto, que la estaba cuidando y que los celos eran normales, estaba loca por él.

Pero eso no quedó ahí, esto era el principio de la tortura como lo llama ella; después de un tiempo comenzaron a tener problemas y en cada discusión él la ofendía verbalmente en cualquier sitio, en los mensajes de textos haciéndola sentir mal.

“Aun no supero todo lo que pasé con él, los malos tratos, los malos gestos, hacia todo por hacerme sentir miserable, tanto, que llegué al punto de odiarme, odiar mi cuerpo y el pensar que todo lo que pasaba en la relación era mi culpa, me sentía poca cosa para él”, especifica con sus ojos llenos de lágrimas.

Susana tiene claro los errores que ella cometió desde el principio y gracias a su mamá y su psicóloga ha podido salir de este trauma, sabe que ella como todas las mujeres valen mucho y espera no volver a pasar por una relación que la consuma y que reste en su vida.

Pero las madres de familia también sufren pues a ellas no les gusta ver a sus hijos sufrir, este fue el caso de Mariuxi Pazmiño una joven, madre de familia que hace un año atestiguó con tristeza, que su niña de 15 años de edad tuvo una agresión de parte de su novio, en ese tiempo ella no tenía la suficiente confianza con su hija, pero lograba notar que algo no andaba bien.

Con un vaso con agua que sostenía en su mano derecha, Pazmiño narra cómo se le complicó la situación de su hija, no logra entender porque calló tantas veces y se dejó agredir por no perder a esta persona, asevera que se le complicó que su hija entendiera que lo que hacía su pareja estaba incorrecto, pero ella estaba cegada por el supuesto amor que sentía por él.

“Yo veía a mi hija distinta sin ganas, desmotivada y muy triste, también notaba sus ojos rojos cuando lloraba por las noches, ella sólo tenía 15 años ella no sabe lo que es el amor y me dolía ver como estaba, así que decidí enviarla a terapia y enfrentarme a aquel chico para que se aleje de mi hija”, detalló reflejando tristeza en sus ojos.

El trauma que sufrió su hija la destrozó, pero las hizo unir más, pues antes no tenían la suficiente confianza, después de dicho suceso su hija le cuenta todo le pide consejos y se han convertido en mejores amigas, Mariuxi le agradece a Dios por darse cuenta a tiempo de lo que estaba pasando con su niña.

¿Por qué será que la juventud de ahora en vez de mejorar va empeorando?, no está en lo correcto dejar que otra persona te controle tus amistades o la hora en que llegas cuando sales de fiesta, es lo que le pasó a Ashley Zambrano joven de 18 años que se dejó endulzar por las palabras de un chico agradable.

En el último año de colegio Ashley conoció a su ex pareja en una fiesta a la que la llevaron sus amigos, él siendo conocido de sus amigos se lo presentaron, a pesar que en ese momento no le pareció atractivo después de un tiempo se mensajeaban por medio de sus redes sociales, comenzó a sentir un gusto por él.

Llevaron varios meses de novios hasta que el comenzó a portarse extraño se enjaba por todo y comenzaba a tratarla mal, la joven quiso terminar su relación con él por los inconvenientes que habían tenido, pero él la amenazaba que si ella lo dejaba se quitaría la vida.

“Yo tenía miedo, quería dejarlo ya no me sentía a gusto con él, a mí no me gusta que me controlen, a más de mis padres y el solo hecho que él me tratara mal ya no me gustaba y ya no aguanta más en serio que no”, expuso con voz de ira.

Arreglándose el cabello, Zambrano relata que tuvo que hablar con sus padres para que la ayudaran a alejarse de él, los padres le aconsejaron que vaya a buscar a los padres de su ex pareja y cuente lo que estaba pasando, fue así que pudo alejarse de esa persona que le hacía daño.

Mujeres tóxicas

Así como hay hombres malos que no saben cómo tratar a una mujer, también existen mujeres malas, mujeres que hacen todo por tener a un hombre con ella, este fue el caso de Mateo López ciudadano del cantón con 20 años de edad tuvo que pasar cosas que nunca imaginaba, el llegar a enamorarse le costó un trauma.

Hace un año conoció a su ex pareja la cual le pareció muy agradable, después de un tiempo ya eran novios, todo iba normal todo era perfecto, ella lo era, pero al pasar los días ella comenzó a celarlo con sus amigas, no quería que el saliera con sus amigos y a Mateo le molestaba eso, pero soportó o trató de entenderla porque la quería.

“Yo no hacía nada para que ella se moleste, pero su actitud no me gustaba, sólo quería que pasara con ella, me revisaba el celular, me controlaba la hora de todo cuando salía y llegaba a mi casa, así que esto ya no me gustó entonces decidí dejarla le dije que ya no quería estar con ella, pero la chica se resistía, me dijo que estaba embarazada que no la podía dejar”, recordó López con frustración.

Con la mirada perdida en el cielo López admitió que él era el culpable por no parar desde que comenzó al ver las actitudes, pero no podía regresar el tiempo, sin embargo, se hizo cargo de ella, pero no estaban juntos, sus familiares lo incentivaron a hacerle al bebé una prueba de ADN que, aunque él se negara luego accedió y fue así que comprobó que el bebé no era suyo y que su ex pareja le había mentido todo el tiempo.

Con movimiento en sus manos Mateo espera que jamás vuelva a pasarle esto ni a él ni a nadie y de ahora en adelante tiene cuidado con las personas. La vida le sonríe de nuevo, está enfocado en sus estudios y les agradece a sus padres por nunca dejarlo solo.

El mundo retrocede y la humanidad no se da cuenta del daño que se está dando, la vida se trata de decisiones, decisiones que te pueden marcar, quizás pueden sumar o restar; un día estamos y otro día no, la juventud es el legado, es el futuro de una sociedad diferente pero no lo está demostrando.

En este caso Mariela Bermúdez, docente de la unidad educativa “Eloy Alfaro” del cantón Chone quien en varias ocasiones presenció este tipo de amoríos en sus estudiantes a pesar de que a ella no le gusta meterse en la vida de otros, por motivos de ver actitudes extrañas tiende a ayudar a sus estudiantes cuando lo necesitan.

Mirando hacia la ventana Mariela admitió que le da pena ver como la juventud se está dañando pues los chicos de hoy en día se unen en una relación o forman una familia a muy temprana edad y ellos no están conscientes de lo que se les viene, sin embargo, deberían pensar mejor su futuro.

“Siempre me he llevado bien con mis alumnos y recuerdo que una de ellas me pidió ayuda porque su pareja la hacía sentir mal, ella ya estaba cansada de él y no sabía a quien más acudir, yo la lleve a dialogar con la psicóloga de la institución y juntas ayudamos a buscar una solución para que la deje en paz”, recuerda Bermúdez reflejando enojo en su cara.

Sentada en una silla Bermúdez, atestigua que tiene dos hijas y que tiene miedo a que por amor aguanten maltrato de su pareja, también trata de brindarles el apoyo y la confianza que necesitan, señala que como toda madre, maestra, amiga o vecina se puede ayudar a aquellas personas a salir de lo que no es sano.

Los adultos y más que todo los padres de familia deben tener cuidado con las parejas que tienen sus hijos, no todas las personas hacen bien, no todas las personas son sanas y sobre todo se deberían de preocupar y proteger la salud mental como cualquier otra enfermedad. Es igual de importante que cualquier parte del cuerpo.

Proteger a los seres queridos está en tí, en tí está el cambio para el mundo para que, en lugar de retroceder avance, hay que saber guiar a los jóvenes, enseñarles que el amor no es un juego y se debe de conocer a las personas que están a su lado, que la vida te pone muchos riesgos y se deben de preparar para vivir la vida rodeándote de gente que te haga sentir bien.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this