A la deriva

 228 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Por Scarleth Alava

Limitados de lo básico algunos sectores del cantón san Vicente sufren la falta de atención por parte de las autoridades.

La actual virreina del Cantón, quien conoce muy bien las necesidades de esté, debido a que sigue sufriendo la falta de atención en la zonas cercanas a su domicilio, “el tiempo es oro y al parecer ninguno de los alcaldes electos se propusieron a mejorar los sectores que se encuentras afectados por diversas causas”, aseveró Jennifer Márquez.

Rosa Ureta, presidenta del sector Santa Isabel aclara, si bien es cierto, al llegar al sector de Santa Isabel se percibe la inseguridad de los habitantes, que no solo depende de la falta de alumbrado público; sino también la falta de las autoridades. «Por este motivo renuncié a mi trabajo, debido a que salía a altas horas de la noche y el mototaxista no quiso llevarme hasta mi casa por el miedo a ser víctima da la delincuencia”, narró Ureta.

De manera similar, sucede en Rancho Rojo allí en repetidas ocasiones hay robos a viviendas donde no hay alumbrado público, y tampoco se pudo encontrar y visualizar a los responsables.

Jonathan Medranda habitante del lugar, «precisa que desde 1998 en este sector no hay alumbrado público, esto también se debe a que los habitantes no colaboran obteniendo un medidor de su uso, lo cual, es indispensable para tener un sector seguro”, describió abrumado por la situación.

Además, de la falta de alumbrado público en este sector, también existe ausencia de agua; ya que, los habitantes no agilitan el proceso para obtener estos servicios básicos. Esto se debe a que hay personas de bajos recursos que piensan que al obtener agua de manera clandestina se libran de las deudas, pero es más perjudicial; porque, al no pagar ni registrarse la deuda se congela y con el tiempo aumenta. 

Con voz fuerte como acero de Daniela Román presidenta del Barrio Rancho Rojo, protesta sobre este problema que afecta a todos mayormente en tiempo de invierno porque se inundan las calles, el agua queda estancada y las enfermedades aumentan por el mal olor, donde los mosquitos se reproducen rápidamente. De eso se desprende que el Gad municipal no responda a las solicitudes de estos sectores.

Dentro de este marco, es donde los presidentes barriales exponen a los ciudadanos y los habitantes dicen lo contrario, como que las directivas barriles no cumplen con su rol, para ayudar al progreso del lugar, pero ocurre lo contrario, al llegar a este cargo usan su influencia para tener beneficios propios.

Al querer tener una respuesta de parte del municipio de San Vicente, lo que se afirmó, fue que solo se encargan de realizar oficios donde se solicita a la empresa eléctrica resolver los problemas de luz que existen en el sector perjudicado. Esto quiere decir, que el desinterés empieza desde las autoridades como lo es el Gad cantonal que no cumplen con su deber de mantener el bienestar y el desarrollo del cantón.

Carla Cedeño secretaria del Gad San Vicente,” mi labor en este municipio no tiene nada que ver con esas cosas, si bien es cierto, se ayuda agilitar el proceso, que le llegue la petición a los trabajadores en la agencia eléctrica pero no, nos podemos encargar de estos problemas, Aquí se arreglan tramites sobre terrenos y otras diligencias», concretó con un tono de voz molestó.

En efecto, la respuesta es clara, pero que pasa con los otros problemas sobre la basura en estos dos barrios. Cuando se les comentó a los moradores del sector Rancho rojo sobre la recolección de basura, se notó en sus rostros molestia, porque al acumular desechos a las afueras de su casa los animales  callejeros las sacan, y las esparcen por todo el lugar.

Este barrio es como vivir en un basurero, es una verdadera molestia tener que volver a recoger la basura y no solo una vez sino más de dos veces al día, y tras eso se tiene que recoger la basura de otros. Lo peor de todo, es que esto no tiene solución porque cada vez aparecen más perros callejeros en el sector, protestó Débora Campos con visible expresión de enojo. 

En el sector Santa Isabel, los pobladores resolvieron sus problemas haciendo tarimas altas para que los animales no alcancen. Este problema se está saliendo de control porque nadie se hace responsable de los animales y sumándole a esto que los recolectores actualmente no están cumpliendo con su función.

La moradora Carla Cedeño, alega que las volquetas están siendo arreglas y que deberían pasar cada lunes, miércoles y jueves, pero desde hace dos semanas no realizan la recolección. En el sector mas antiguo de San Vicente, el Santa Gema, tampoco hay alumbrado publico en ciertas cuadras de lugar, los habitantes llevan años llamando la atención y siguen sin recibir respuesta.

Rosa Arauz habitante del lugar, “vivo aquí desde 1984, cuando llegue no había ni luz, agua y alcantarillo. Recuerdo que en 1990 pusieron una pequeña lampara que no iluminaba mucho, pero ayudaba a no caerse o tropezarse”, recordó con desilusión.

Esta habitante tiene un negocio en su propia casa, pero cada invierno tiene que gastar más de lo gana reparando lo que las lluvias se llevan. También recalca que el tema de la falta de botes de basura afecta a todos y que se deberían implementar para que haya menos obstrucción en las alcantarillas.

Pero además de que no pasen los recolectores son los mismos habitantes o el presidente del barrio debería crear conciencia y comenzar una campaña sobre como recolectar así evitarían tantos problemas. Al analizar esta situación se tiene claro que no funcionará, sino existe una comunidad unida.

Para saber si los demás sectores están en las mismas condiciones, se visitó el sector Elba Gonzáles la descripción del lugar es una loma donde viven los habitantes de bajos recursos, no disponen iluminación pública y a veces llega el agua potable.

Carmen Leones, “un día caminaba por aquí y ocurrió un robo, porque no hay luz, una vez llegaba de cuidar a mi mamá de ahí abajo y cuando subí, unos hombres en moto me robaron el teléfono. Pero lo más lamentable que tenemos que vivir, es cargar agua para cocinar o asearse», señaló con mirada discreta.

La mayor parte de los habitantes de este sector, viven de la pesca, lo que solo les alcanza para comer. Estas personas no pagan impuestos y es por esto hacen faltan la mayoría de los recursos básicos. Al consultar a la secretaria de CNEL como ayudarían a los habitantes su respuesta fue, pagando las deudas como.

A pesar de lo difícil que fue hablar con las autoridades  no se dieron soluciones sobre el tema, fueron concretos con lo que decían y el único recurso para que en este sector vuelva a tener en este caso luz, es realizar convenios que ofrecen, para que de esta manera las personas que no pagan a tiempo, la deuda no sea tan alta. Lo que preocupa de estos barrios es el aumento de la población, lo cual causa que se sobreexploten los recursos básicos y el desarrollo no avance adecuadamente. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this