Golpe duro al Chelsea

 128 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

No tiró a portería en todo el primer tiempo el Chelsea, que apenas lanzó después dos veces entre los tres palos en 21 intentos, uno de ellos increíblemente fuera de Nicolas Jackson, durante su derrota por 0-1 contra el Nottingham Forest, la segunda en cuatro jornadas del proyecto de Mauricio Pochettino, surgida de un error de Conor Gallagher y Moisés Caicedo y del acierto de Anthony Elanga en el inicio de la segunda parte, publicó El Universo.

En el minuto 47, el futbolista más caro de todo el mercado de verano, por los 146 millones de dólares pagados por el Chelsea al Brighton, falló en un control en el medio campo, demasiado largo, al que no alcanzó Gallagher y que activó el contragolpe. Tomó la pelota Taiwo Awoniyi, que esperó lo justo y lo necesario para el desmarque del sueco Elanga, solo ante el portero para anotar el 0-1 con calma, con sutileza, con un tiro certero fuera del alcance del guardameta español Robert Sánchez.

Esa fue la principal diferencia entre el ganador y el perdedor. Una jugada puntual. Uno de los dos únicos tiros entre los tres postes en más de hora y media de duelo en Stamford Bridge. Pero no fue sólo eso el principio del fin del Chelsea, que es un equipo previsible, al que la posesión le vale para creerse el dominador, sin profundidad en los últimos metros.

Los Blues reaccionaron de inmediato y salieron en busca del empate. En el minuto 53 Caicedo recogió una pelota en la frontal del área y su remate fue rechazado por un jugador del Forest presuntamente con la mano, porque los locales reclamaron al árbitro. Niño Moi ganó con un enganche hacia adentro y su disparó potente se estrelló en la puerta del arco.

El internacional ecuatoriano fue sustituido en el minuto 76 con el partido cuesta arriba para Pochettino que nunca encontró la fórmula para sortear el repliegue de su adversario. Ni con Nicolas Jackson ni con la velocidad de Raheem Sterling ni con la posición por detrás del delantero de Enzo Fernández, que pierde presencia en la distribución -su especialidad- ni con Gallagher ni con el desaparecido Malo Gusto ni con Caicedo ni con nadie de los que empleó el entrenador argentino.

En tales niveles de posesión, el Chelsea debería haber contabilizado unas cuantas ocasiones. No tuvo ni una en el primer acto, más allá de sendos tiros desde fuera del área de Gallagher y Fernández, los dos fuera, o un remate de Chilwell, también lejos del marco. Sí alguna más en la segunda mitad. Una por encima de todas, ya con 0-1 en contra, en el minuto 82, cuando Nicolas Jackson falló una opción clamorosa, tras el regalo que le entregó Sterling.

La frustración del delantero fue el reflejo del partido del Chelsea, al que tampoco le había bastado la presencia de Cole Palmer, su último fichaje procedente del Manchester City, desde el minuto 62 del encuentro. Después, Thiago Silva sí dispuso de otra ocasión, repelida por Matt Turner, entre la ofensiva final del equipo blue, sin gol, a ocho puntos ya del City. (D)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this