UN PEQUEÑO PARAÍSO

 246 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Por Odalys Hernández

Inicia un viaje de madrugada en automóvil directo a un destino nuevo e inesperado. Sale el sol en la carretera y la música de mis auriculares hace que crezca mi expectativa con cada minuto que pasa sobre cómo será ese pequeño paraíso.

Noté como me acercaba poco a poco a ese enigmático lugar, estaré observando como coexiste este pequeño lugar en solo dos días. La entrada a este paraíso está a la mira con una extensa carretera bien asfaltada y con mucha vegetación a su alrededor.

Un recorrido de cinco horas junto a toda mi familia desde la ciudad de Manta termina al llegar a Mindo un pueblo que está ubicado en la provincia de Pichincha, lo primero en hacer es buscar un lugar donde descansar, todos. Recibimos las llaves de las habitaciones junto con la bienvenida de Braulio Fiallo dueño del hotel llamado ‘‘La casa de las rocas’’.

– Es un gusto que estén aquí, ¿de dónde nos visitan? – dándole las gracias por la bienvenida, le comentamos que todos somos de la ciudad de Manta y por primera vez estamos visitando Mindo.

– Hacen muy bien en venir, Mindo es un destino ideal para descansar y divertirse, de seguro todos van a querer regresar de nuevo – no me cabe duda de lo que dice el señor Braulio, justo en el momento en que admiro frente al hotel un extenso río, el cual lleva como nombre río Mindo, mi padre me comenta que es de ahí donde proviene el nombre del pueblo, junto a él nos acercamos a ver cómo es su superficie, nos damos cuenta de su agua cristalina.

Después junto a mi madre fuimos a explorar el interior de la hostería que cuenta con una piscina, chimenea, sala de juegos, descansaderos y un lindo camino de vegetación que lleva a una casa del árbol que está a lado de las villas, donde descansan los demás huéspedes del hotel.

La villa donde se descansamos la compartimos con una pareja de turistas españoles que se encontraban conociendo Ecuador, les pregunte ¿Cuáles son los lugares que han visitado?

Explican alegremente – Estuvimos en Baños, en la Mitad del Mundo, Quito y también conocimos el volcán Cotopaxi  – la pareja se hallaba visitando su último destino antes de volver a su hogar en Barcelona, España.

Por la tarde me preparé para salir a conocer Mindo con toda mi familia haciendo una caminata por las calles del pueblo, pero de manera inesperada una ligera lluvia comienza a caer en todo el lugar. Sin embargo, seguimos caminando hasta llegar al parque que se encuentra en el centro de Mindo. Al estar ahí veo un gran número de gente admirando el desfile que se realiza por ser las fiestas del carnaval que se celebran a nivel nacional en todo el Ecuador.

Me pude dar cuenta desde un inicio que estar en Mindo es como estar junto a la naturaleza, donde quiera que vaya ya sea dentro o alrededor del pueblo, se puede observar una gran diversidad en flora y fauna.

En el centro de Mindo están establecidas varias agencias turísticas que ayudan a los viajeros a conocer los lugares más representativos de Mindo y las áreas donde se hacen deportes extremos.

Emocionada por conocer más de esta diversidad única que se encuentra en Mindo me animo para seguir descubriendo lo paradisíaco de este pueblo, junto a la agencia turística llamada ‘‘LOS TUCANES’’, más un grupo de personas que también contrataron el tour, salimos explorar la belleza del paisaje.

Lo primero en visitar fue el santuario de aves, aquí habitan exóticas especies como los tucanes, loros, colibríes, carpinteros, entre otros tipos. El guía turístico asevera que Mindo cuenta con un bosque nublado, es el lugar preferido de diferentes especies de aves y mariposas, por la extensa vegetación que crece libremente.

Los colibríes son unas de esas aves que se observaban ir y venir a la velocidad de la luz en estos santuarios, ellos atraen el turismo en el sector y al darles de comer, se las puede observar desde cerca, es fascinante ver por primera vez cómo absorbían los colibríes el agua azucarada que estaba en diferentes recipientes colgados desde las ramas de los frondosos árboles, en este lugar hay que permanecer en silencio para así no ahuyentar a estas diminutas aves, logrando observar por más tiempo a los colibríes que se aglomeran con sus magníficas mixturas en sus plumajes, siendo como una paleta de colores.

Al terminar de observar las aves, cerca del lugar queda el mariposario. Todas las personas dentro del tour de la agencia ingresamos al hogar de las mariposas que transmitía un aire de tranquilidad, todos pasamos de estación en estación viendo como comienza el proceso de incubación de una oruga y al final como la misma se convierte en una hermosa mariposa, es ahí donde consigo ver cómo viven estos bellos insectos, siendo para mí algo verdaderamente maravilloso, era único  admirar los colores de las alas de estas mariposas que posaban libremente junto a las flores del lugar, siendo  una encantadora colección  de matices por una parte en las  grandes alas de las mariposas y en la otra parte los pétalos de las flores silvestres del lugar. Es verdaderamente hermoso, así culmina mi primer día conociendo Mindo.

Al día siguiente, en la cafetería del hotel, Martha Ávalos encargada de la cocina me ofrece un delicioso desayuno compuesto de fruta fresca, pan recién sacado del horno y un café exquisito.

Después de terminar mis alimentos camino acompañada por mi sobrino, juntos recorremos algunas calles coloridas del pueblo, él visualiza a lo lejos la espesura de grandes árboles en el valle, vocifera que ahí es donde se practica los deportes extremos.

En el segundo día hacia allá nos dirigimos, junto a la agencia turística, nos reunimos en el centro de Mindo que es el punto de partida, para adentramos al bosque y vivir una experiencia extrema, durante el camino hacia el lugar de esta aventura pude ver a través de la ventana de la furgoneta los colores y la imagen viva de la naturaleza que atrapa con su belleza, me encontraba completamente rodeada de montañas y riachuelos.

Luego de varios minutos recorridos llegamos donde se práctica deportes extremos. Dentro de una gran montaña estuve disfrutando de la experiencia de practicar canopy, al cruzar de una montaña a otra, por medio de una cuerda y un arnés que sujeta mi cuerpo, casco y guantes para mi protección, luego decidí escalar una montaña, para volver a cruzar otra más, pero está vez, a través de una polea, era como un pequeño teleférico.

Al terminar esta actividad, Rodrigo Santillán empleado del centro deportivo ‘‘Bird aventure’’, me invita a disfrutar de un deporte llamado tubing, se trata de subirse en una boya grande de color negro mientras la corriente del río te arrastra, al tocar el agua del río era como tocar hielo, al comenzar mi descenso utilizaba un casco para la protección y un salvavidas en caso de que la corriente sea muy fuerte.

Finalmente, antes de irme de este paraíso de diversos colores, me animé a hacer ciclismo y recorrer los caminos pocos poblados, dónde se veía el ganado, la vegetación, también distinguí como en la orilla del río Mindo se encontraba algunos anfibios y hubo un momento donde cerré mis ojos para solo escuchar el canto de las aves que se encontraban libremente en las copas de los árboles, fue maravilloso observarlas como interactuaban entre sí.

Cuando me alistaba para regresar a Manta me encontré con un grupo de extranjeros, uno de ellos era de Estados Unidos, quien habla un poco de español y lo que me conversó Ander es que volvería a visitar Mindo en un futuro esperando que aún siga siendo igual.

Mindo es un lugar peculiar por tener una bella naturaleza. Me despido de este paraíso con ganas de quedarme por más tiempo y no querer volver a la ciudad dónde la vida lleva un ritmo frenético y no existe la tranquilidad. Se puede decir que hay un mundo mejor y ese mundo está en la naturaleza.

Este viaje me permitió conocer más de lo lindo que es Ecuador y también saber que hay gente de afuera que admira la belleza y la biodiversidad de nuestro ecosistema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this