Hasta la última gota

 348 Total de Visitas,  2 Visitas de Hoy

Por Fransheska Sánchez

Bajo el resplandor de la luna, la lámpara del patío se une para iluminar el terreno, que es de piedrillas y arena, rodeado de arboles frondosos que con el suave viento va sacudiendo sus hojas.

El ruido peculiar de los animales nocturnos, opaca el sonido de la música que da motivación para realizar las actividades, más la conversación de los participantes durante su tiempo de descanso.

Llega el día lunes, exactamente a las siete y media de la mañana cuando les llega el horario al grupo de WhatsApp, donde les informa la hora de los ejercicios a realizar, que se preparen con tiempo y tenga sus implementos listos.

Llega la hora todos los participantes van ingresando entre risas, charlas y una que otra broma al lugar, van equipados con ropa adecuada y zapatos cómodos para poder realizar sus actividades.

Entre los presentes encontramos a Johan Loor (20), quien estudia pedagogía y cultura física, vestía una camisa gris y pantaloneta color verde, de contextura delgada, piel morena y con una estatura regular,en comparación de los otros integrantes.

 Mientras les dio las instrucciones a sus dirigidos, para que pusieran en práctica la rutina, comenzó a contar lo que le llevó a tomar la decisión de encaminarse hacia una vida saludable, motivándolo a estudiar esta diciplina.

En su desarrollo comenzó a notar cosas de su cuerpo que no le agradaban, no se sentía bien con el mismo, ya que era obeso y eso provocaba que sus compañeros de colegio en ese entonces se burlaran de su condición.

Fue un lunes a inicios del año 2018 cuando decidió cambiar su estilo de vida, las largas horas que pasaba en su habitación, las cambió por ratos largos en la cancha deportiva, mientras que otros se le burlaban y le decían que no podía, Loor se motivaba más, en sus entrenamientos.

Como todo adolescente el futbol es su debilidad, el deseaba poder jugarlo de una manera más ágil, para que lo escogieran en los equipos que se fuera probar, uniéndose también como una ilusión más para lograr sus objetivos.

El como todo entrenador motiva a sus dirigidos para que estos sean parte de un proceso que al principio cuesta mucho, pero les dejará con la satisfacción de que están haciendo las cosas bien y que gracias a eso tendrán buenos resultados.

No mires el reloj, haz lo que este hace: seguir adelante, es el consejo que les da Loor a sus participantes, motivándolos diariamente a no rendirse, a no tirar la tolla como se suele decir, ya que, para él, la calidad no es un acto, sino un hábito.

“El tipo de alimentación también juega un papel muy importante dentro de todo este proceso, ya que debes tratar de comer porciones más pequeñas para obtener mejores resultados, aunque cada cuerpo responde dependiendo a su metabolismo, a mí los resultados le favorecieron”, confirmó mientras ordenaba los conos para realizar otros ejercicios.

Realiza ejercicios no solo para mantener un cuerpo perfecto, como es de costumbre escuchar siempre, sino que es bueno para la salud porque gracias a esto a más de aliviar varias sintomatologías debido al estrés y más que nada al efecto social ocasionado por la pandemia sobre todo ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, respiratorias, diabetes, disminuir la obesidad, mantener el organismo activo y sobre todo contribuir a un metabolismo equilibrado de nuestro cuerpo.

Eliana Molina (46), es una de los integrantes que se une todas las noches para realizar actividad física dio a entender que acepta los retos para así poder sentir la euforia de la victoria, pese a su edad tiene algunos problemas de salud, y asegura que desde que realizó ejercicio se siente mejor.

“Con mucha energía para poder realizar cualquier tarea, estar activo, con buen estado del humor, disminuye el índice de estrés por cualquier actividad, logrando un equilibrio entre cuerpo y mente, evitando enfermedades crónicas a corta edad, además entrenas valores, disciplina, responsabilidad, perseverancia, entre otros detalles, que ayudaran al desarrollo de tus metas”, aseguró Loor mientras tomaba un poco de agua.

Es sentirse de lo mejor, es en ese momento donde uno se libera de cualquier cosa para dedicarse de lleno a realizar esa actividad, ya que más allá de verlo como algo puramente físico se puede interpretar como un juego al que se sacará siempre algo provechoso.

Jorge Navia (18), quien sufre de una condición física, también pertenece a este grupo de personas que todas las noches se dan cita al lugar para poder sudar la ultima gota de sudor, como se suele decir.

“Me apasiona hacer ejercicio que de la mano lo veo como una obligación la cual me encanta cumplir, que cuando no la realizo me siento mal conmigo mismo, ya que por medio de estas rutinas logro distraerme sanamente”, aseveró con una sonrisa mientras secaba un poco su sudor.

Con ya practicar una vez por semana es mejor que nada, Pero se recomienda que uno persona debe hacerlo mínimo tres veces por semana y si es más días mejor, pero nunca sobre esforzándose ni explotando el cuerpo porque eso de ley se tornará más bien en un daño a la larga para el organismo.

La vida te anima a querer más, a exigirte para que sean un buen habito, porque si cuidas tu cuerpo, también estas cuidando tu mente. Caen pequeñas gotas cristalinas sobre sus mejillas y frente, la satisfacción de hacer las cosas bien, les impide sentir algún tipo de cansancio, ser deportista es amar la vida sobre zapatos deportivos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

GIPHY App Key not set. Please check settings

Share this